Aviso de cookies

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

OK

Temazo!! X

Vuelve a recuperar la fe, con este tema:

Sois todos unos haters y lo sabéis, ahora odiadme.

El haterismo cada vez está más aferrado en nuestra sociedad y sobretodo en nuestra cultura. Mientras en otros países existe un respeto por los nuevos artistas, en España lo tradicional es primero criticar y luego, ya si eso cuando el artista de turno se ha conseguido asentar en el gremio, decimos que «no era tan malo«.

Esto no es para nada nuevo, pues en el rap español lleva pasando desde sus inicios, ya le ocurrió a Shotta y a muchos otros en su día, sobretodo si hacían algo innovador. Parece que el rap aquí no tiene ese sentido de «respeto» «amor» y «unión» entre sus seguidores, quienes siempre andan enredados en discusiones estúpidas sobre ser «real», respetar la Old School etc… Sin embargo escuchas luego a un histórico de la escena, como Zatu, diciendo que escucha trap y que hay que respetar todo lo que sea música y recuperas un poco la fe.

Paraos un poco a pensar que hubiese sido del rap si hubiese triunfado la gente como vosotros… Hoy en día seguiríamos con ese sonido funky característico de principios de los ochenta, tan alejado del rap tal y como lo conocemos. No estoy criticando los pilares de nuestra cultura, simplemente haciendo un llamamiento al respeto por lo nuevo. Ya a finales de los 80 se criticaba el gangsta rap fuertemente, y no solo no sirvió de nada sino que se convirtió en el género imperante durante las dos décadas siguientes, y es precisamente el sonido «vieja escuela» que tanto aman los puristas hoy en día.

No estoy diciendo que os pongáis a escuchar trap o a todos los artistas nuevos de rap que van destacando, simplemente que no odiéis a lo loco. Pues para juzgar primero hay que conocer, y en muchas ocasiones me encuentro comentarios rollo «Este quien coño es, seguro que ni si quiera sabe rapear» o, ya citando un claro ejemplo: «Calle 13? Que pinta aquí un reggaetonero??«, comentarios que indican una fuerte ignorancia y falta de interés real por lo que hacen muchos artistas.

Igual que no todo el trap es bueno, no todo el rap lo es, hasta aquí llegamos todos. Por lo que no es acertado generalizar sobre ningún género, pues cuando un artista tiene talento da absolutamente igual el género donde haga su música, ya que seguramente sea buena. Otra cosa es que el artista sea un vendido y haga música en relación al beneficio que puede sacar por ella…

Al final son los haters de lo nuevo los que acaban oxidados y cogiendo polvo mientras critican desde su ordenador… Aún recuerdo lo difícil que lo tenía cualquier artista que no hiciese hardcore hace una década, prácticamente despertaba el odio de casi toda la comunidad hiphop en nuestro país… Poco a poco esa ranciedad se quedó atrás y, tras unos años oscuros, desde hace aproximadamente un lustro el rap en nuestro país vive una de las mayores etapas creativas de su historia, donde convergen un montón de estilos; desde trap, rap comercial y bangas hasta hardcore y rap conciencia, habiendo muchos entre medias. Esto es fantástico, y deberíamos enorgullecernos de esto y estar más unidos en vez de tirarnos piedras a nuestro propio tejado. Si no te gusta está claro que lo puedes criticar, pero de manera constructiva, pero tío no trolees, pues el artista va a seguir triunfando y el único amargado vas a ser tú. Mirar a Costa, se tiró diez años siendo repudiado hasta que partió el panorama nacional.

Todos hemos sido haters alguna vez, y al final no lleva a nada, pues la música está hecha para disfrutarla y que despierte tus sentidos. Un abrazo, ahí queda lo dicho!

Fancy G

Guanca a.k.a. Fancy G, es un multifacético personaje que engloba labores periodísticas para I AM RAP, donde sobretodo se mueve en los asuntos internacionales. Vivió en Madrid y en Italia aunque pasó su infancia como un nómada por tierras andaluzas, donde reside en la actualidad. Después de convertirse en historiador del arte decidió lanzar su primer trabajo musical, tras una vida marcada por la música rap, reggae y R&B. Es un amante de los sonidos Old School, West Coast y Funk, los cuales, según él mismo son perfectos para jugar al baloncesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social

Buscar

Suscribirse